top of page
Buscar

LA FASCIA. TEJIDO CONSTITUTIVO DE NUESTRO CUERPO

Actualizado: 10 ene




ARTÍCULO. Fascia y Qì.

Una mirada entre Oriente y Occidente: INTEGRIDAD

 

Características generales

 

Características de la fascia

 

·      Da integridad anatómica.

·      Amortigua cargas y choques.

·      Intercambio, comunicación, defensa.

·      Su sustancia fundamental está en permanente comunicación con la célula.

·      Produce las decisiones autónomas: cerebro periférico.

·      Guarda la memoria celular, heredada del crecimiento embriológico (mesodermo).

·      Realiza correcciones eventuales. Si la distorsión permanece, puede entrar en patología.

·      Su forma y estructura cambia dependiendo del tejido que envuelva y sostenga. Adaptación.

·      Tensegridad.

·       Forma las correas de fuerzas para el movimiento.

 

• Da integridad anatómica.

Integra. Es muy importante la integridad. Una persona íntegra es mejor que una dispersa. Acuérdense, integra, integridad. ¿Qué nos gusta? Lo íntegro. Que una persona sea íntegra, sea auténtica. Y es una unidad. Eso es lo que es la fascia, integra todas las estructuras, porque es como ese tejido donde están colocados todos los dibujitos del entramado. Los dibujitos son los órganos, entrañas, células, todo. Y quien sostiene todo ese tejido, que en este caso es a nivel corporal, es la fascia.

Integridad. Ahí coincide muy bien con la tradición oriental, y los canales y las vías de luz. Porque la visión oriental es que somos una integridad de luz, y tú tocas un canal y estás tocando todo; y tú tocas un punto de acupuntura y estás tocando todo. Te enteres o no, porque la visión oriental es que el cuerpo de luz es una integridad.

• Amortigua cargas y choques.

Si tu cuerpo está flexible, no está rígido (que eso tiene que ver con la fascia), amortigua golpes. Si tú estás como una tabla rígida, la tabla se puede romper. Esa amortiguación, esa capacidad de amortiguar los golpes, o de flexibilizarme, o de adaptarme nos la da la fascia, principalmente.

 

• Capacidad de intercambio, comunicación, defensa.

Al principio se hablaba de la fascia como banda, membrana. Y la membrana tiene función de intercambio. Hoy esa membrana no es algo que separa, la membrana es algo que permeabiliza, intercambia. La fascia es un sistema de intercambio, comunica e intercambia información.

Pero es un sistema, en principio, pensado para el intercambio, incluso hasta la célula. Trasmite información a la célula, e intercambia información con ella. Es como si fuera una red de Internet que comunica muchos servidores, muchos usuarios. Comunica todo, nuestro cuerpo está lleno de servidores y usuarios; la fascia es nuestra red, que comunica y pasa información a todo. Si la red se rompe, se cae Internet. Si hay exceso de información en la red y no tiene suficiente contrato para trasmitir la información, se te cayó la red. La red que comunica e intercambia con todo.

 

• Su sustancia fundamental está en permanente comunicación con la célula.

Esto nos parece súper importante: su sustancia fundamental (como el caldo), que se llama esa parte líquida, está en permanente comunicación, con la célula y, obviamente, con el exterior.

 

• La fascia produce las decisiones autónomas del cerebro periférico.

Hablan también, en cualquier texto que encontréis, de que la fascia produce las decisiones autónomas. Es decir la voluntad. Pero también sabemos que tiene que ver con el sistema nervioso central (SNC), es decir, lo involuntario. Hemos descubierto ahora mismo que las decisiones voluntarias o involuntarias tienen que ver con la fascia, las dos: las decisiones voluntarias, que yo controlo, tienen que ver con fascias, pero las involuntarias, también, SNC, sistema nervioso periférico (SNP).

 

• Guarda la memoria celular, heredada del crecimiento embriológico.

Es decir, guarda la memoria de lo que tú eres, guarda el ritmo de tu vida. Guarda tu ritmo vital, porque el ritmo vital se guarda en la célula. El ritmo en el proceso de formación de un ser, ese ritmo que cada uno lo tiene diferente. Todos los ritmos de mis tejidos se guardan en la fascia. Cuando veamos corazas el año que viene, esta frase es clave, porque todo lo que has vivido lo tienes guardado en el cuerpo, lo que recuerdas y lo que no; lo desde bebé y lo de antes de bebé. Esa frase de “guarda la memoria celular”, ¡a mi me parece!... Todo lo que hay detrás…

Esa memoria celular viene heredada desde el proceso del óvulo fecundado. Cuando se forma un ser, empieza a aparecer una capa: ya a todo el mundo le tiene que sonar ectodermo, aunque no sepan lo que es. El ectodermo se pliega y surge otra capa, endodermo (ecto- es externo, endo- es interno). Ya tenemos el pan de fuera y el pan de dentro del sándwich. Ectodermo, un pan del bocata, endodermo. Se pliega el ectodermo y de él, del Uno, surge el Dos, el endodermo, el otro pan del bocata. Y de la interacción de los dos, plegándose más el ectodermo, surge el mesodermo, el jamón serrano. Y del mesodermo, principalmente, surge la fascia. De nuevo tenemos que del Uno, ecto-, surge el Dos, endo-; y del Dos y el Uno surge el Tres, mesodermo. O sea, los chinos ya sabían de embriología, más que nosotros, sin tener que decir ni ecto, ni endo, ni meso. El Uno crea el Dos, del Dos surge el Tres.

 

 

• Realiza correcciones eventuales. Si la distorsión permanece, puede entrar en patología.

Todas las correcciones en el cuerpo, que se ve a nivel mecánico cuando actúas con la mano, esa presión-compresión de la mano “mecánica”, actúa sobre la fascia, corrigiendo la posición corporal. O bien con terapia manual, o bien con terapia corporal, o respiración. Como vimos el mes pasado, respiro y tengo una posición, veo la planta de los pies; cuando termino las posiciones corporales, me pongo de pie y ha cambiado, he hecho una corrección postural.

De ahí la necesidad de huir del sedentarismo, ya que favorece los bloqueos en nuestro tejido fascial y todas nuestras estructuras.

 

• Su forma y estructura cambia dependiendo del tejido que envuelva y sostenga.

La otra cualidad que recoge todo el concepto de fascia es que tiene una capacidad de adaptación brutal. Si ahora se está hablando de si hay una fascia sólida o líquida y cambia según las necesidades, ¡fíjense que adaptación! Me hago sólida o me hago líquida, aparezco o desaparezco, me hago un nudo o me quito el nudo. Se mueve como el agua, que se materializa y se desmaterializa. Eso lo vamos a ver luego, cuando haya menos luz, en un vídeo.

 

• Tensegridad. Forma las correas de fuerzas para el movimiento.

Viene de tensión e integridad.

Ésta es una cualidad que tiene el sistema fascial: es un equilibrio entre tensión y compresión. Podría ser el equivalente del equilibrio entre contracción y expansión. Tensión podríamos equipararlo a expansión, y compresión a contracción, por ver equivalentes.

Se habla hoy día de que nosotros somos una serie de correas o cuerdas. Es un modelo mental, para entenderlo, de fuerzas, de forma que si hay una fuerza que me lleva para allá, mis correas van para allá, pero otras tienen que ir en sentido contrario para mantener el equilibrio. El modelo mecánico estructural que había, por ejemplo, de la columna, una vértebra encima de otra con discos entremedias, hoy día, con el concepto de fascia, varía un poco, y son cuerdas de tensión y compresión. Habrán visto vídeos de estructuras de palitos, que las ponen a moverse y van solas, estructuras que no gastan energía. Son estructuras de tensegridad.

 

Si nosotros tuviéramos nuestra tensegridad, nuestras estructuras con una geometría y sin bloqueos, una INTEGRIDAD TENSIONAL, seríamos un mecanismo que no se agota, que va solo, sin desgaste ni roce. Y esta idea de la tensegridad Füller la lleva a la arquitectura en base a la observación de la naturaleza. Un panal de abejas es una estructura de tensegridad, la geometría de una flor, de un ala de mariposa…

Llevado al tejido humano, internamente somos cuerdas de tensión y estructuras de compresión. La armonía entre la tensión y compresión daría una estructura de tensegridad en equilibrio. La desarmonía (extremadas tensiones y compresiones) nos lleva a bloqueos y a una estructura de tensegridad en desequilibrio, en consecuencia, con desgaste, molestias, bloqueos, pérdida de comunicación adecuada…

 

El mundo de la Fascia, lo mismo que cualquier parte de nuestra corporeidad, es un abismo por descubrir. Ofrece gran cantidad de recursos para sentir y trabajar lo interno. Es un aporte más para adentrarnos en una consciencia de INTEGRIDAD.

 

 





44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page